'Dixie' Dean: 60 goles en una temporada

 

El único récord que se aún se le resiste al jugador del FC Barcelona Lionel Messi es el que estableció William Ralph ‘Dixie’ Dean al registrar 60 goles convertidos en partidos de liga en una sola temporada, en el curso 1927/28 en Inglaterra. Aquellos tiempos cuando Dean jugaba eran notablemente diferentes a los de ahora. Por ejemplo Messi es el futbolista más rico del mundo hoy por hoy, con unos ingresos anuales que superan los 33 millones de euros mientras que Dean en la cúspide de su carrera cobraba solamente 8 libras por partido, un salario nada despreciable en la Inglaterra post Primera Guerra Mundial.

 

Curiosamente Dean, el que siempre ansiaba jugar más y más partidos tuvo que mentir para que lo admitieran en el equipo de una institución para jóvenes delincuentes que disputaba más encuentros que el conjunto de su escuela. Otro hecho legendario es que Dean practicaba sus disparos contra blancos móviles mientras trabajaba de aprendiz en el ferrocarril, esos objetivos eran las ratas que correteaban por las vías del tren a quienes trataba de golpear con precisos balonazos. Sin embargo, estos métodos de entrenamiento aun cuando evidentemente rudimentarios le sirvieron de mucho. En 1925, a la edad de 18 años tras haber anotado 27 goles en 30 partidos con el Tranmere Rovers, fichó por el Everton por 3.000 libras esterlinas.

 

Un año después de firmar por el club de sus amores la carrera profesional de Dean estuvo a punto de terminar para siempre. Sufrió una brutal fractura de cráneo, otra de mandíbula y heridas en un ojo en un accidente de motocicleta. Casi dado por muerto pasó 36 horas inconsciente y como en tantos otros casos el médico del Everton sentenció que el futbolista jamás volvería a pisar los terrenos de juego. Sin embargo Dean desafío al destino y su recuperación sorprendió a propios y extraños. Muy pronto regresó a casa, incluso volvió a montar en motocicleta y por supuesto pudo jugar al fútbol nuevamente.

 

Apenas cuatro meses después del accidente en su motocicleta ya se sentaba de nuevo en el banquillo de los reservas del Everton y celebraba su regreso al campo con un gol anotado de cabeza.Dean era un delantero físico pero letal frente a los porteros y nunca se reservó el dar un esfuerzo extra jugando siempre a tope y patentando un método particular para anotar goles, el cargar con el hombro contra el portero rival haciéndole soltar el balón como consecuencia lo que hoy en día se traduciría en una amonestación. Pero Dean fue asimismo el blanco de marcajes brutales, en sus días Tranmere, un defensa central del Altrincham le golpeo con tanta violencia que ello resulto en Dean perdiendo un testículo cuando apenas tenía 17 años de edad.

 

La historia no termino ahí al parecer, tiempo después Davy Parks el supuesto culpable se encontró por casualidad con Dean en un pub de Liverpool en 1941 y Parks decide comprarle una pinta de cerveza ‘para hacer las pases.’ Los testigos dicen que Dean se levantó de su asiento, avanzo hacia donde Parks se encontraba y lo noqueó en el acto enviándole al hospital. Desafortunadamente tiempo después se supo que el culpable de la grave lesión de Dean había sido en efecto otro jugador.

 

 

Por: Raúl Vergara @RaulVB