'¿Te das cuenta Benjamín? El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de famila, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín... no puede cambiar... de pasión.'

 

La excelente película argentina ‘El Secreto de Sus Ojos', ganadora de un Oscar al mejor film extranjero se basa en una novela escrita por el autor argentino Eduardo Sacheri, maestro en el arte de escribir cuentos cortos relacionados con el fútbol, principalmente, e hincha apasionado de Independiente de Avellaneda. Curiosamente el director del film y el actor secundario que tiene un protagonismo clave en la historia, Juan José Campanella y Guillermo Francella, son hinchas apasionados de Racing de Argentina, el club vecino y eterno rival de los diablos rojos de Avellaneda. Una de las escenas más memorables de este film se centra en la unión y definición de los aspectos más intimos del ser argentino siempre conectados al fútbol, incluso cuando de cometer un crimen y rastrear al criminal se trata. El personaje de Francella (Sandoval) se ha dado cuenta de algo sorprendente que va a ayudar a dilucidad el misterio sobre el paradero de un asesino prófugo. El diálogo dice asi:

 

‘Qué tal Escribano, cómo le va?

Escribano: Qué dice, ¿cómo está?

Sandoval: Acá le traje al amigo del que le había hablado: Espósito. El Escribano Andretta, Escribano en serio, mi asesor técnico.

Escribano: Ahí le doy una tarjeta. (Se la extiende a Espósito)

Sandoval: Vamos con la primera carta de nuestro querido amigo Gómez.
...
Sandoval: “Te juro que con lo que llovió quedé peor que Oleniak la vez aquella”. Escribano, por favor:

Escribano: Juan Carlos Oleniak, debutó en Racing en el año '60... en el '62 pasó a Argentinos Juniors, en el 63 volvió a Racing. En un clásico con San Lorenzo, le dieron un empujón... lo metieron de cabeza en el foso. Salió todo empapado.

Sandoval: Ah, una cosa seria. Acá lo llamamos Platón, porque vive de La Academia. “Yo te voy a traer vieja, y vamos a ser flor de yunta... no es lo mismo Anido, que Anido con Mesías”... Doctor:

Escribano: Anido y Mesías, backs del Racing Campeón del '61... Negri al arco, Anido y Mesías, Blanco, Piani y Sachi, Corbata, Pisutti, Mansilla, Sosa y Belén.

Sandoval: “quedate tranquila vieja, en eso soy como Manfredini y no como Babastro”. Escribano:

Escribano: Pedro Valdemar Manfredini... Se lo compraron a los mendocinos por 2 pesos y resultó ser un jugador extraordinario para su época... ¡Increíble! Julio Babastro, puntero derecho jugó sólo dos partidos entre el 62 y el 63 sin abrir el escor.

Sandoval: Cito: “Yo no quiero terminar como Sánchez”, ¿a qué se refiere
“como Sánchez”, doctor?

Escribano: No, seguramente se está refiriendo al guardameta Ataulfo Sánchez, eterno suplente del gran Negri... jugó solamente 17 partidos entre el '57 y el '61.

Sandoval: Escribano, ¿qué es Racing para usted?

Escribano: Bueno, una pasión, querido.

Sandoval: ¿Aunque hace nueve años que no sale campeón?

Escribano: Una pasión es una pasión.

Sandoval: ¿Te das cuenta Benjamín? El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de famila, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín... no puede cambiar... de pasión.

 

 

© Copyright 2017. WINFLAG11.