Se conmemoraba el 13 de agosto del 2013 el aniversario No 40 de la llegada de Johan Cruyff al FC Barcelona, hecho que ocurrió el 13 de agosto de 1973. Investigando viejos reportajes sobre el tema hay uno que llama la atención particularmente, originalmente publicado en la revista Sports Illustrated (USA) el 10 de junio de 1974 y del que se transcriben a continuación algunos párrafos.

 

‘Érase una vez un despiadado rey español que gobernaba sobre los pacíficos territorios de los Países Bajos y Holanda hasta que los holandeses, odiando su cruel reinado se rebelaron contra él. Pero el rey viejo y malvado llamó a un general más viejo e incluso más malvado, el duque de Alba, para reprimir la revuelta, lo que el general intentó hacer matando a un montón de inofensivos holandeses. Holanda se ha tardado 400 años para ejercitar su venganza sobre el duque de Alba, pero finalmente ha tenido éxito y sin derramamiento de sangre.

 

Un rey holandés ahora domina en España. Él es Johan Cruyff, a quien muchos consideran el mejor jugador de fútbol que nunca haya existido a pesar de la presencia del legendario Pelé. Todavía peor para España, Cruyff vuelve a Holanda y a representar a su nación cuando la Copa del Mundo de Alemania se inicie el 13 de junio de 1974.

 

Los datos indican que su nombre es Cruyff, Johan. Nacido el 25 de abril de 1947. Casado, tres hijos. Altura: 1.78m; Peso: 66 kilos; Equipo actual: Club de Futbol de Barcelona; Posición: Delantero centro y elegido el jugador holandés del año en 1967, 1968, 1969. Elegido el mejor jugador de fútbol europeo del año 1971 y 1973 (. segundo hombre en ganar el premio dos veces). Miembro del equipo nacional holandés en competencia en la Copa del Mundo de 1974. Con un ingreso de alrededor de $ 400.000 dólares por año, es el futbolista profesional mejor pagado profesional en Europa (y posiblemente a nivel mundial).

 

Pero este currículum vitae dice tanto acerca de Johan Cruyff como lo que puede decir la guía telefónica de Manhattan sobre la ciudad de Nueva York. Para entender el fenómeno Cruyff se tiene que ver al hombre en acción, presenciar el efecto deslumbrante de sus poderes de reacción, su velocidad, su juego de piernas parecido al del ballet, la visión estratégica que posee y el don de mando táctico en el campo de juego.

 

Pero más que eso, hay que escuchar el ruido que hace el siempre repleto Estadio del Barcelona, las voces que resuenan como una sola animando a su ‘importado’ héroe local. Hay que observar la forma protectora y tierna en la que es tratado por los directores del club y sus entrenadores y especialmente por sus compañeros de equipo. El propio Cruyff lo admite, cuando se le pregunta ‘¿Echa de menos su casa en Holanda?’ la respuesta invariablemente es ‘Barcelona es mi casa, estoy feliz aquí.’

 

Porque la gloria de Cruyff es la de Barcelona. El equipo, la ciudad y el hombre se encuentran inextricablemente vinculados desde que el Barça lo compró al Ajax de Amsterdam en 1973. Hubo un gran riesgo al tomar ese camino. No había ninguna garantía de que Cruyff no llegase a ser tan poco adecuado para el fútbol español como lo fueron el mediocampista alemán Günter Netzer y el extremo izquierdo argentino Oscar Más, los cuales están terminando temporadas decepcionantes con el Real de Madrid.

 

Pero mientras el club blanco llora hoy la sangría financiera que alcanza sobre los $ 600.000 dólares y los $ 288.000 dólares pagados por Netzer y Más una decisión errada en el caso de Cruyff hubiese sido equivalente al estallido de una bomba atómica pues se sabe que el Club de Fútbol Barcelona pagó $ 2 millones de dolares para adquirir Cruyff. No le llaman ‘El Holandés de Oro’ por nada pero lo único cosa que podría justificar tal gasto, por no hablar de amortizarlo, sería el éxito, montones de éxito y eso es exactamente lo que el Barça consiguió al contratar a su héroe legendario nacido en Holanda.’

 

 

Traducido por Raúl Vergara @RaulVB