*  Bayern München v Juventus

 

El Bayern Munich de Jupp Heynckes y sus tácticas

 

Hace unos meses el Bayern Munich pudo demostrar convincentemente sus credenciales de equipo muy en forma en Europa. La Juventus tuvo que sufrir los embates del poderoso equipo bávaro y ya casi de entrada, tras el gol del defensor David Alaba con la complicidad de Gigi Buffon los italianos estaban condenados a la derrota. Ese gol fue el testamento a una de los postulados tácticos de Jupp Heynckes, entrenador de los muniqueses. En el fútbol de hoy en día el que los defensas ataquen se ha convertido en la norma, pero normalmente se quedan cerca de la línea de banda para presionar a interiores y laterales contrarios o para proyectarse desde adentro hacia fuera y crear superioridad numérica en la zona defensiva rival en determinadas circunstancias. Sin embargo ante la Juve Alaba se contentó con dejar a Franck Ribery o cualquiera de los otros atacantes del Bayern hacer la presión sobre Lichtsteiner mientras él se movía por el medio hacia el arco de Buffon, disparaba a puerta y marcaba con suma facilidad.

 

Es otra muestra de la fluidez del juego y de la coordinación de líneas del Bayern Munich. Por ejemplo en el mismo partido la lesión de Toni Kroos en el minuto 16 hizo que Arjen Robben se integrase al equipo y patrullara por la derecha apoyado por Philipp Lahm mientras Mandzukic, Mueller y Ribery fueron constantemente intercambiando posiciones y eran una amenaza incesante para la defensa juventina. Ribery, en particular, hizo un partido excelente y disfrutó de amplia libertad de movimientos a menudo apareciendo desde el centro hacia la derecha, además de cubrir su puesto nominal por izquierda.  Esta idea casi dio dividendos en múltiples ocasiones de no ser por la proverbial falta de puntería de Arjen Robben.

 

Otra observación que merece la pena anotar es la de la presión alta que ejerce el Bayern Munich sobres sus oponentes. La Juve en Munich tuvo la intención de jugar el balón desde atrás y hacer que Andrea Pirlo fuese el encargado de administrar las posesiones propias. A esto el Bayern respondió esta empujando su primera línea de ataque hacia delante especialmente en los saques de portería de Neuer. Con el balón en el aire Ribery y Mandzukic siempre cerraron muy rápido sobre Barzagli y Bonucci de esa forma fijándoles en la posición deseada. Una consecuencia directa de esto es que uno de los tres centrocampistas de la Juve se vio obligado a retrasarse para apoyar a la defensa lo que no sólo aisló a los atacantes italianos sino que también condujo a la dominación efectiva del centro del campo de juego por el Bayern.

 

Dicho elemento fue clave en el desarrollo del esquema de juego del Bayern Munich. A pesar de que la Juve dispuso en el papel de un hombre más en el centro del terreno esta ventaja fue anulada por la gran efectividad de las tácticas del Bayern y Andrea Pirlo y Arturo Vidal no lograron imponer sus términos ante los alemanes. Como se mencionó anteriormente esta alta presión obligó a los mediocampistas de la Juventus a reaccionar ante los avances del Bayern problema agravado por las dificultades de Peluso para mantener a Robben bajo control pues con frecuencia Marchisio se vio obligado a duplicar esfuerzos en el marcaje al holandés asegurando así que Schweinsteiger y Gustavo tuviesen la necesaria libertad para dictar el ritmo del juego.

 

Por cierto Barcelona, el próximo rival del Bayern Munich en la Champions League, no es la Juventus sin embargo parece prudente el recordar que Jupp Heynckes conoce perfectamente el sistema de juego del Barcelona y lo que es claro es que el temor a las capacidades de Messi y sus compañeros no existe en las filas del equipo de Bavaria.



Por: Raúl Vergara @RaulVB