* VfB Leipzig – campeón de Alemania en la temporada 1902/1903

"Esta es una pelota, una pelota de fútbol"
Por: Raúl Vergara @RaulVB

 

La historia cuenta que las palabras del título de este relato fueron las primeras pronunciadas por Konrad Koch, maestro de escuela que introdujo el fútbol en Alemania en 1874. Hay otras versions al respecto por supuesto lo que es indiscutible, sin embargo, es que el fútbol y su masificación se encontraron inicialmente con una fuerte resistencia en Alemania.

 

El siglo 19 fue una época en que algunos países europeos comenzaron a intensificar su búsqueda de colonias en ultramar para fundar o solidificar un imperio, lo que a su vez condujo a una actitud alemana cada vez más crítica con respecto a Inglaterra y todas las cosas inglesas como el fútbol, "aquel juego inglés".

 

Las asociaciones alemanas de gimnastas y los maestros de escuela alemanes se mostraron especialmente críticos de la práctica del fútbol, ​​al que calificaban como un ejercicio en “perder el tiempo con los pies" o "la contagiosa enfermedad de los ingleses.”

 

De hecho a los estudiantes y los maestros se les prohibió estrictamente jugar al fútbol e incluso en el estado de Baviera no se permitió legalmente practicar fútbol asociado hasta el año 1927. Los gobiernos locales y muchos adultos argumentaban que practicarlo podría hacer que los niños fuesen independientes, rebeldes y no aptos para futuras empresas, por ejemplo el enrolarse en el ejército.

 

Curiosamente hoy en día pasa casi exactamente lo contrario, ya que ahora los padres inscriben a sus hijos en los clubes de fútbol a nivel infantil para que puedan construir su confianza en sí mismos y aprender sobre el significado del concepto de espíritu de equipo y trabajo con otros chicos desde temprana edad.

 

Por otra parte parece necesario desmitificar el legado de Konrad Koch. El mencionado maestro pensaba que el fútbol no sería más que una grata adición a la jornada diaria de los chicos en la escuela, se limitó a ver el fútbol como un "juego" y una buena alternativa a sentarse sin hacer nada o a las visitas de muchos jóvenes a los bares locales.

 

Los que entendieron que el deporte les iba a permitir conocer otras realidades e interactuar con muchachos de distinta extracción social y cultural en un plano eminentemente igualitario y democrático fueron los mismos jóvenes, de ahí la oposición de los mayores a las posibilidades subversivas del fútbol en la Alemania imperial del Kaiser.

 

Sea como fuere la crítica externa de los orígenes ingleses del juego por parte de sus compatriotas alemanes no hizo más que reforzar la determinación de Koch para traducir términos específicos de fútbol al alemán como parte de sus esfuerzos para asegurarse de que el fútbol se radicase definitivamente en esas tierras.

 

Al hacerlo, utilizó una gran cantidad de conceptos sacados del vocabulario militar alemán (como Stürmer por ejemplo, que significa delantero goleador o delantero-centro) y muchos de sus términos siguen en uso hoy en día en Alemania.