Lev Yashin, la mítica Araña Negra, es el único guardameta que ha ganado el trofeo al Jugador Europeo del Año (1963). También se cree que logró atajar alrededor de 150 tiros penales durante su carrera. Cuando se le preguntaba cuál era su secreto, él respondía que el truco era fumarse un cigarrillo para calmar los nervios y a continuación beber algo fuerte para tonificar los músculos.

 

Por su destacado servicio a la gente ya su país, Yashin fue galardonado con la Orden de Lenin en 1967, el premio más importante otorgado por la entonces URSS. Tras retirarse de la actividad Yashin pasó casi veinte años en diversos cargos administrativos en el Dynamo de Moscú. Una estatua de bronce de Yashin fue erigida en las afueras del estadio Dynamo de Moscú.

 

En 1986, tras una tromboflebitis contraída durante su estancia en Budapest (Hungría), Lev Yashin sufrió la amputación de una pierna. Murió en 1990 de cáncer de estómago, a pesar de una intervención quirúrgica con la que se intentó salvar su vida. A continuación se publica la entrevista realizada al legendario Yashin en 1971 por la revista World Soccer Magazine:

 

“Es el comienzo del año 1971 y el mundo del fútbol sigue tratando de entender la magnitud casi celestial del fútbol practicado por los actuales campeones del mundo, Brasil. A medida que la cortina cae sobre su ilustre carrera, Dima Istow, para la revista World Soccer, se encuentra con Lev Yashin para hablar del fútbol y el futuro .

 

P.  Es generalmente aceptado en Occidente de que la Copa del Mundo dicta lo que está de moda en el fútbol. ¿Está de acuerdo?

 

Lev Yashin.  Sí, en todo caso, desde 1966 muchos equipos y clubes internacionales han asumido el sistema defensivo 4-3-3. Y hasta cierto punto eso duró hasta la última Copa del Mundo en México.

 

P.  Usted estuvo en México presenciando el Mundial, cuéntenos sobre sus impresiones y luego podemos discutir si la victoria brasileña le ha dado algo al fútbol.

 

LV.  Bueno, si nos ponemos a pensar en el campeonato de 1966, el sistema básico empleado fue el 4-3-3. Este sistema sobrevivió en el torneo de México también. Si te fijas bien en el torneo de 1970, el sistema 4-3-3 estuvo presente en casi todos los equipos. No creo que realmente haya habido algún nuevo sistema de colocación de jugadores o un esquema de juego allí. Por lo tanto este sistema se mantuvo. Tanto los campeones pasados, Inglaterra y los propios brasileños utilizan este sistema.

 

P. ¿Qué le ha dejado el torneo personalmente, olvidando al equipo soviético por un momento?

 

LV.  Para mí esta competencia es una escuela de fútbol. Creo que el campeonato siempre puede darle a un futbolista algo. Me gustó que el fútbol fuese tan directo. A pesar del clima cálido, a pesar del hecho de que los equipos estaban jugando en el calor del mediodía, cuando el sol estaba en su apogeo, a pesar de todo esto, los jugadores mostraron una gran fuerza anímica y mental, en que cada equipo tuvo que luchar no sólo contra sus adversarios sino también contra el problema de la altura y el clima.

 

P.  Nadie en Inglaterra, ya sea entrenadores o periodistas realmente ha explicado lo que en mi opinión fue una actuación relativamente decepcionante del equipo soviético en México.

 

LV.  Bueno, ¿qué se puede decir acerca de nuestro equipo? Ellos hicieron todo lo posible para llegar a la final. Pero ese partido nefasto con Uruguay, ese polémico gol que golpeó a todos los jugadores en el aspecto mental y selló la suerte del equipo fue lamentable. Pero eso no significa que nuestro equipo no tuvo éxito, o que no tienen una buena oportunidad de consumar una exitosa aparición en el próximo campeonato.

 

P.  ¿Hay una generación futura de jugadores talentosos en la URSS que sean idóneos para ocupar su lugar en el fútbol de elite mundial?

 

LV.  Creo que todavía tenemos tiempo y dentro de ese tiempo los jóvenes futbolistas de manera natural se manifiestan, incluso ahora en nuestro equipo no están varios jugadores jóvenes, como Shevchenko,  Kolotov y otros, creo que van a fortalecer sus posiciones en el equipo y estarán bien preparados. Estamos ahora principalmente buscando jugadores jóvenes.

 

P.  Volviendo a la Copa Mundial de 1970, Brasil ganó gracias a la fortaleza de cinco o seis jugadores, de una clase que simplemente no tenemos en Europa. A veces se tiene la impresión de que Europa no puede imitar a Brasil, porque no tenemos la playa de Copacabana o lugares donde los niños pueden jugar en la edad de ocho años contra oponentes muy técnicos y habilidosos.

 

LV.  Bueno, no existe la playa de Copacabana,  pero tenemos lugares que no son peores en los que uno puede tener preparación de primera clase para un campeonato mundial. En Inglaterra hay campos de primera clase, césped de primera clase como los que no tienen en Brasil. Es muy posible que en Inglaterra se pueda trabajar la técnica individual y jugar con éxito. Pero ¿cuál es la diferencia entre Europa y América del Sur? Como es natural, me parece, el clima juega un papel importante, pero también la psicología del individuo, digamos, su temperamento. Simplemente tienen este fuerte sentimiento arraigado de excelencia técnica, la maestría que se nota en los pequeños detalles. Pero eso no quiere decir que juegan mejor que los europeos, juegan de manera más atractiva, si se observa desde afuera despliegan un juego muy atractivo, en Europa el fútbol es más serio, hay más dinámica, más físico. Los europeos perdieron ante los brasileños porque ellos tenían un mayor número de jugadores de gran clase en su equipo en esta ocasión, con más experiencia como Pelé, Tostao, Jairzinho, Rivelino, pero no creo que la historia se repita en el próximo campeonato.

 

P.  ¿Qué pueden hacer los países europeos para vencer a los brasileños en 1974?

 

LV.  Creo que en primer lugar, el clima y el ambiente europeo van a ser un obstáculo para los brasileños. No creo que los futbolistas sudamericanos se vayan a sentir como en casa en nuestro continente,  lo mismo que nos pasó a nosotros allá... Creo que podemos oponernos a ellos con nuestro fútbol de corte europeo, físico y al mismo tiempo rápido. Debes jugar rápido contra los sudamericanos, desarrollar ataques rápidamente y encerrarlos velozmente  y creo que los europeos tienen la fortaleza suficiente para ello. Creo que el éxito va a estar en el lado de los europeos en el próximo campeonato mundial.

 

P.  Recientemente Sir Alf Ramsey expresó la idea de que México había sido una experiencia que ya fue, ya pasó, que en cierta medida, Europa y sobre todo Inglaterra experimentaron una derrota  pero que hay que olvidarse de eso y pensar en el futuro. ¿Cree que es cierto?

 

LV.  Creo que Alf Ramsey tenía razón al respecto. Todo ha terminado, todo lo negativo se olvida y todo lo que se podía aprender del campeonato ya se ha aprendido. Creo que es justo decir que ahora hay que preparar a los jugadores para competir en Alemania Occidental lo que será una tarea difícil y complicada. Va a requerir de una gran cantidad de trabajo responsable. Creo que todo irá bien si los europeos colaborar con Alemania Occidental en la mente.

 

P.  ¿Qué piensa del éxito de Inglaterra bajo Alf Ramsey?

 

LV.  ¿En México?

 

- No, en general.

 

LV.  Bueno, en primer lugar hay que decir que con él, antes de México, los ingleses se convirtieron en campeones del mundo. Por supuesto, era difícil para los campeones reinantes el ganar en México  porque todo el mundo juega el doble de duro contra el campeón, así que era muy difícil para Ramsey. Creo que tiene un montón de trabajo muy duro por delante. Me gustaría desearle todo lo mejor en su tarea de llevar al mundo del fútbol hacia cosas más grandes, a situaciones más emocionantes.

 

P.  En mayo de 1971 va a disputar su último partido internacional, URSS contra el Resto del Mundo. ¿A quién le gustaría invitar personalmente a jugar por el resto del mundo?

 

LV.  Gordon Banks, Mazurkiewicz, Schnellinger, Moore, Beckenbauer, Bobby Charlton, Overath, Eusebio, Facchetti, Djavic, Pelé, Jairzinho, Amancio .

 

P.  ¿Cuáles son sus planes para el futuro?

 

LV.  Todavía no lo sé, pero no puedo imaginar una vida sin el fútbol.”

 

 

Traducido por: Raúl Vergara @RaulVB