Por Raúl Vergara @RaulVB

 

Antonin Panenka era y es hoy una figura relativamente desconocida para la mayoría de la gente, pero en la República Checa y Eslovaquia la gente le recordará siempre con especial cariño por su golpe de gracia  contra Alemania Occidental en la final de la Euro 1976 celebrada en Yugoslavia. Panenka pasó la mayoría de su carrera jugando para Bohemians Praha, equipo para el que anotó 76 goles en 230 apariciones. Cuando se le permitió una transferencia al exterior, en 1981, varios gigantes europeos hacían cola para obtener su firma, pero debido a su relativamente avanzada edad, optó por jugar para el Rapid de Viena en Austria, donde anotó 63 goles en 127 partidos. Muchas personas que vieron jugar a Panenka semana tras semana para los bohemios dicen que en la plenitud de su carrera era realmente un genio del fútbol, conocido en su país por la calidad de sus pases y la precisión de sus tiros libres.

 

Panenka sin embargo pasa a la historia futbolística por haber patentado el Panenka Penalti (penal a la Panenka). La historia cuenta que Checoslovaquia comenzó la Eurocopa 1976 como casi seguros derrotados y con Holanda y Alemania Occidental como firmes favoritos a llegar a la final del torneo. Dado que sólo había cuatro equipos participantes en esa versión de la Euro la primera semifinal se jugó entre Checoslovaquia y Holanda. La actuación de Anton Ondruš, sólido defensa checoslovaco, inspiro a su seleccionado a llevar a losnaranjas  a la prórroga tras haber finalizado el partido 1-1 en los 90 minutos. Goles de Neheda y Vesely impulsaron a Checoslovaquia a la final de la quinta edición de la Copa de Europa.

 

La final fue entre el elenco en ese entonces Campeón del Mundo y de Europa, la poderosa Alemania Occidental y los checoeslovacos. Sin embargo, dos goles tempraneros de Jan Svehlik y Karol Dobias pusieron a los alemanes de rodillas. ElKaiser  Franz Beckenbauer intentó colocar a su equipo de nuevo en el partido y los alemanes acortaron distancias por medio de Dieter Müller y luego marcaron el empate con gol de Bernd Hölzenbein, con apenas un minuto restante en el reloj de tiempo reglamentario. La siguiente media hora se mantuvo sin goles y la Euro 1976 se convirtió en la primera final de un torneo importante que se decidió en tanda de penaltis. Los primeros siete penales se convirtieron con éxito, pero Uli Hoeness mando a las nubes el cuarto intento de Alemania Occidental y fue responsabilidad de Antonin Panenka el ganar el partido para Checoslovaquia y lo hizo de una manera inesperada y audaz. Se paró frente al balón, tomó carrera y esperó hasta el último momento a que el legendario portero alemán Sepp Maier eligiese un costado para lanzarse y entonces le picó la pelota suavemente al medio del arco con Maier en el suelo. Esa fue la primera vez que una pena máxima se lanzaba de esa forma pero con el tiempo se ha hecho famosa con jugadores de fama copiándole el estilo a su creador, Antonin Panenka.

© Copyright 2017. WINFLAG11.