Telê Santana, O Mestre

Por Raúl Vergara @RaulVB

 

Telê Santana, legendario entrenador brasileño conocido en ese país como ‘O Mestre’ (el maestro) tuvo el infortunio de estar a cargo de los destinos de un equipo maravilloso, el de Brasil ’82, elenco que compitió en la Copa del Mundo España 1982, deleitó a todo el planeta con su fútbol sin igual pero finalmente cayó en la segunda ronda del torneo batido por los tres goles de Paolo Rossi y la Italia de Enzo Bearzot. La peor culpa que alguien le pudo achacar a Santana en 1982 fue el de intentar siempre ser fiel a la historia de una camiseta verde amarelha llena de gloria y heredera de tradiciones inquebrantables. Pero su honestidad futbolística fue reconocida en la derrota en una sala de prensa en Barcelona donde tras perder ante Italia la prensa brasileña en masa le brinda un cerrado aplauso de reconocimiento ante lo mostrado en el campo de juego por su seleccionado.

 

Es por ello que la CBF en una medida sin precedentes le ofreció la ocasión de tomarse la revancha mundialista. Nunca antes un seleccionador fracasado había tenido una segunda oportunidad en Brasil. Casi con desesperación pues tras el reinado de Pelé Brasil no llegaba a finales de Copa del Mundo, se le consideró el fio de esperança (hilo conector) el vehículo para recrear glorias pasadas y aferrarse al sueño de ganar el mundial de México de 1986. A menudo se olvida esto, Santana entrenó a Brasil en dos mundiales consecutivos pero el mal sabor y tristeza de la derrota y la responsabilidad resquebrajaron la filosofía de un Santana más cauto. ‘Esta vez no cometeremos los mismos errores’ dijo a la prensa y al final Brasil tuvo que rendirse en tanda de penaltis ante la Francia de Michel Platini.

 

Pese al doble fracaso Telê, quizá sin saberlo, conquistó el cariño de la fanática afición brasileña. Es recordada la encuesta de la revista deportiva Placar  que le preguntaba a sus lectores cual había sido el mejor entrenador de la historia del país con motivo del partido número 1.000 de la seleçäo. El elegido por amplia mayoría fue Telê Santana. Hay algo en el ser brasileño que respeta a los que interpretan esa alegría de vivir traspasada al campo de juego cuando practican el deporte que al pueblo de esa nación más le apasiona, el fútbol y a esa selección brasileña le hubiese bastado un empate ante Italia para alcanzar las semifinales del Mundial de 1982. Sin embargo no sabían ni querían utilizar el verbo especular, no era parte de su vocabulario ni de los artistas en el gramado, nombres inmortales como Sócrates, Zico, Falcao y Eder y también hay que decir que hay entrenadores incapaces de renunciar a sus principios futbolísticos bajo ninguna circunstancia y Telê Santana era uno de ellos. Aquella brillante selección quedó eliminada y fue víctima de su propia valentía pero sería injusto resumir la carrera como técnico de Santana cerrando la historia con la derrota de la 'canarinha.'

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Brasil 1982                                                                                           * São Paulo 1991-92

 

La segunda vida de Telê Santana comienza en el São Paulo en octubre de 1990 y en poco tiempo se percata de que allí encontraría las condiciones necesarias para demostrar su talento como entrenador y  finalmente ganar la gloria. El club le dio tiempo y tranquilidad para trabajar. Así decide basar su juego en un esquema tradicional 4-4-2, en donde se denotan con claridad las exigencias de desdoblamiento y llegada de los laterales a la portería rival. Dispuso a sus cuatro hombres del mediocampo en una especie de cuadrado (dos volantes de marca y dos medias puntas) y los resultados empezaron a acompañar al proyecto.

 

En 1991 el equipo paulista conquistó los dos principales campeonatos del país, el Paulista y el Brasileirão, gracias a un estilo de fútbol alegre, ofensivo, veloz, de rotaciones permanentes y gran concentración mental. La progresión lógica se da en 1992 cuando Telê Santana lleva al São Paulo a la conquista de su primera Copa Libertadores. La gran final la disputó ante el Newell’s Old Boys de un brillante y revolucionario entrenador argentino, Marcelo Bielsa y curiosamente tras dos finales extremadamente parejas la suerte que se le había negado tantas veces al viejo maestro  se hizo su cómplice en los tiros desde el punto de penalti que le dieron su primer título internacional. 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                       * Esquema de juego del São Paulo

 

 

A finales de ese año, en la Copa Intercontinental disputada en el Estadio Nacional de Tokyo (Japón), se enfrentó al Barcelona de Johan Cruyff y ratificó todos sus méritos derrotándolo 2-1. Hubo todavía más éxitos pues un año después ratificaron su dominio en Sudamérica coronándose Bicampeones de la Copa Libertadores  imponiéndose en la final a la Universidad Católica de Chile, a la cual vencieron 5-1 en la ida y cayeron 0-2 en el partido de regreso en Santiago. De vuelta en Tokio, fue el poderoso Milan de Capello el que sucumbió ante los hombres de Telê en un emocionante partido que se definió faltando cuatro minutos por 3-2.
 

En justicia Telê Santana es recordado hoy tanto por sus derrotas como por sus victorias y es apropiado que así sea pues él siempre se definió como un hombre al que perder le había enseñado a mantener la calma en la hora de la victoria.

 

© Copyright 2017. WINFLAG11.